Diferencias entre la cera fría y caliente

Si eres nueva en esto de la depilación y al llegar al estante de tu farmacia te encuentras con que existen diferentes tipos de ceras y no sabes cuál usar, a continuación te revelaremos las diferencias entre la cera fría y caliente. La idea de esto es que conozcas cuál de ellas responde mejor a tus necesidades y escojas la mejor. Las sustancias que se usan en ambas son muy similares, así que debes estar atenta es las técnicas de uso y a los beneficios o desventajas que te ofrecen.

Fría o caliente

  • La primera de las diferencias entre la cera fría y caliente se enfoca en la disimilitud entre su practicidad al momento de ser aplicada. En el primer caso la cera viene en las banditas, lo que hace de este el método perfecto para usar desde casa sin muchos procedimientos. En el caso de las ceras calientes, si bien también hay opciones para la casa, lo recomendable es que sea aplicada por un profesional en un centro estético.
  • Existen diferencias entre la cera fría y caliente que revelan las diferentes ventajas que cada método proporciona a quienes la usen. Por ejemplo, en el caso de las ceras frías, su presentación y temperatura la hacen ideal para depilar zonas del rostro, como el bozo o el entre cejas, a diferencia de las calientes, que son especiales para cubrir áreas de mayor dimensión. Esto se debe a que, al calentarse, el producto se puede expandir y cubrir las zonas necesarias.
  • En las desventajas que presentan cada una también se diferencian los tipos de ceras, que prácticamente son hermanas. Las ceras frías tienden a dificultar la eliminación de vellos muy cortos, ya que el producto no penetra mucho en los poros. Por su parte, la cera caliente, si es usada de forma incorrecta, puede ocasionar lesiones, como quemaduras leves o alergias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *