En la India y la antigua Persia nació una manera muy particular de arrancar el vello de raíz. Con el pasar del tiempo se popularizó en todo el mundo al punto que en muchos centros de estética ofrecen el servicio.

Se trata de la depilación con hilos que también se le conoce como “khite” por su nombre en árabe, se utiliza especialmente para el cuidado de las cejas, el bozo y las mejillas.

La técnica consiste en retorcer hilos de algodón en los que se atrapa el vello para arrancarlo de raíz, es mucho más rápido que los procedimientos con cera o pinza y más efectivo porque con los hilos se retiran vellos pequeños imposibles de alcanzar con otras técnicas.

Cuando se depila con hilos no hay enrojecimientos, porque no se aplican productos químicos en la piel y tampoco se le somete a altas temperaturas. También se minimiza el dolor y para que el vello vuelva a aparecer pasarán entre dos y tres semanas.

Beneficios para la piel

La depilación con hilos es una de las maneras más eficaces de deshacerse del vello a la vez que se aporta ventajas para la piel. Los expertos en belleza aseguran que la técnica genera efectos de peeling y lifting por lo que previene la aparición de arrugas y suaviza las ya existentes.

Al ser un tratamiento no agresivo, no se elimina ninguna capa de la dermis por lo que se puede aplicar mientras se usa cualquier tratamiento de belleza. Es recomendado para personas de pieles delicadas ya que es totalmente natural e hipoalergénica.

Tiene sus detractores

Las mujeres en Oriente Medio y Egipto usaban esta técnica hace miles de años porque además de ser indolora no generaba efectos secundarios. Pocos son los casos que se registran sobre pequeñas infecciones que ocurren al eliminar el vello de raíz a través de hilos, sin embargo es una posibilidad.

Además es una técnica que requiere de práctica y si no se hace a la perfección el vello se cortará, pero no saldrá de raíz. Así que podrá verse mucho más rápido.

Las personas que sufren de acné deben tener especial cuidado de solo colocarse en las manos de verdaderos profesionales, ya que en estos casos se podrían ocasionar lesiones en la piel.

En la zona íntima y las axilas suele ser doloroso, así que en estas áreas del cuerpo los especialistas recomiendan recurrir a métodos más tradicionales.

Paso a paso para depilarse con hilos

La técnica de depilación con hilos es bastante sencilla. Solo se necesita hilo 100% algodón o seda, unas tijeras pequeñas y un cepillo para cejas. El procedimiento se realiza de la siguiente manera:

  • Se corta un pedazo de hilo de entre 45 a 60 centímetros y se retuerce a la mitad, cada extremo se anuda. Se formará un círculo. Posteriormente se colocan las manos en cada extremo del aro de hilo con las palmas hacia arriba y se giran varias veces para formar un ocho.
  • Aquí inicia el proceso de depilación. Los aros se sostienen con los dedos pulgares e índice y se separan los dedos de la mano derecha, así la parte entrelazada del hilo se moverá hacia la mano izquierda, se reduce el espacio en la mano derecha y se repite varias veces. De esa manera se atrapa el vello y se tensa para arrancarlo.
  • Abrir y cerrar la manos con el hilo permitirá que una parte del vello quedé en el aro y al halarlo salga. Con la ayuda de un cepillo se peinan las cejas en sentido contrario de su nacimiento para luego cortar los excesos y listo.

Económico en casa

Cuando se aprende a realizar está técnica en casa el ahorro económico por depilación es considerable. Ya que los hilos de algodón o seda cuestan entre uno y dos dólares. Un solo carrete servirá para muchas sesiones, así que prácticamente se puede olvidar de dejar una parte de los ingresos mensuales en el tratamiento de belleza.

Lo malo es que para aprender hay que armarse de paciencia y consultar tutoriales, toda vez que por tratarse de una técnica milenaria que se transmite de generación en generación, sobre todo en el Medio Oriente son pocos quienes están dispuestos a enseñar los trucos.

Sin embargo en muchas estéticas, sobre todo de Europa y Estados Unidos hay profesionales que se dedican a la depilación con hilo.

Generalmente hay que tomar citas con anticipación y los costos varían entre 10 y 30 dólares, depende del área a depilar.

Los más costosos son los denominados “threading facial” con el que se eliminan todos los bellos del rostro. Las cejas quedarán limpias, no se verán los vellos en el bozo, ni frente. Todo el rostro se somete al tratamiento.

Pero también se puede hacer solo por zonas, por ejemplo, eliminar el vello del labio superior y las mejillas pueden costar unos 6 dólares, mientras que a quienes no les gusta tener pelos en las patillas deben cancelar 9 dólares, el mismo precio por los vellos de la frente.

Hay mujeres que ven nacer vellos en el cuello, con los hilos también pueden eliminarse. En las estéticas cobran entre 10 y 12 dólares por depilar esta área con hilos. Y aunque pocas mujeres y hombres se limpian sus axilas con hilos en algunos centros lo hacen por 15 dólares.

Por lo general si se quiere limpiar las cejas y maquillarlas se deben cancelar entre unos 20 y 28 dólares.

Tips para un depilado perfecto con hilos

Como en toda técnica se deben seguir unos sencillos pasos para garantizar que el depilado sea perfecto.

  • Se recomienda que 24 horas antes de realizar el procedimiento se haga una exfoliación profunda, esto ayudará a que el vello no se parta y salga de raíz.
  • Luego de la depilación hay que tener cuidado de solo aplicar productos hipoalergénicos para evitar reacciones alérgicas, porque aunque la técnica es indolora y ocasiona muy poco enrojecimiento se ha arrancado el folículo del vello y bajo la epidermis habrá cierta sensibilidad.
  • La depilación con hilos es recomendada para eliminar los vellos del rostro ya que es mucho más precisa que el resto de las técnicas. En solo 15 minutos se pueden arquear las cejas y dar un aspecto limpio al bozo y la barbilla. Pero cuando se trata de zonas más extendidas como piernas y brazos se requiere de tiempo, por ello no es recomendada par partes grandes del cuerpo.
  • No importa el tamaño del vello, los hilos pueden atrapar incluso a los que apenas están naciendo, así que es recomendable hacerla en cualquier momento.

Los resultados siempre van a depender del vello de cada persona, pero lo que sí se puede asegurar es que como con esta técnica los pelos se arrancan de raíz cada vez nacerán con menor fuerza y más delgados.