Depilación casera, económica y perfecta

La depilación es un ritual de belleza habitual en las mujeres y cada vez más en los hombres. La opción de depilarte en casa es más económica que acudir a un salón de belleza, pero no por ello menos perfecta y duradera. Además, también tiene otra ventaja y es que no tendrás que estar sujeta a los horarios de tu esteticista.

Tienes varias opciones para depilarte en tu hogar. Puedes optar por cera tibia o fría (la caliente la descartamos si tienes problemas circulatorios) o por las máquinas eléctricas. Cualquiera de las dos modalidades ofrece resultados duraderos. No te recomiendo por esa razón la utilización de maquinillas de afeitar o cremas depilatorias, sobre todo en zonas amplias como las piernas.

Para conseguir unos resultados profesionales, hay varias cosas que debemos tener en cuenta. Lo primero de todo es conseguir que nuestra piel se encuentre en un estado óptimo. Para ello, nos daremos una ducha, así eliminaremos restos de sudor, grasa corporal o cremas, y facilitaremos que el poro se abra.

Exfoliación y masaje

Durante la ducha, es muy recomendable que nos exfoliemos con un guante de crin o utilizando geles específicos, retiraremos las células muertas de la piel y además combatiremos los pelos enquistados. Además de esto, nos daremos un masaje que facilita la circulación. No debemos olvidar el gesto de exfoliarnos de vez en cuando para ayudar a que el vello nazca correctamente.

Bien, ya tenemos la piel en condiciones aptas para la depilación. Tanto si lo haces con cera o con máquina eléctrica, ármate de paciencia, las prisas no son buenas. Ten cuidado si tienes alguna herida en la piel, sobre todo si estás utilizando cera.

Calmar la piel

Cuando ya te hayas desecho de ese vello no deseado, aplica un poco de aceite corporal si te has depilado con cera. Para ayudar a calmar la piel, yo recomiendo dar una ducha de agua fresquita en la zona y luego secar con una toalla sin restregar.Aplícate una crema hidratante (o que te la apliquen mediante un masaje circular), que no tenga alcohol, por supuesto, y a ser posible que contenga aloe vera, que ayudará a que no salgan granitos. A ser posible, no tomes el sol en al menos un día ya que la piel estará muy sensibilizada y con tendencia a irritarse.

Con un poco de práctica, tus depilaciones caseras no tendrán nada que envidiar a las de los centros de estética. Siguiendo estos pasos, además, estarás cuidando tu piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *